LA IMPORTANCIA DEL FENG SHUI EN LA SALUD

FÍSICA, MENTAL Y EMOCIONAL

Cada vez somos menos conscientes de la importancia de nuestro espacio vital, estamos sumidos en el consumismo y en las falsas necesidades, más tenemos y más necesitamos y esto nos esta llevando a vivir en espacios cada vez mas reducidos y  al mismo tiempo mas llenos de elementos materiales, es decir, armarios llenos de ropa, estanterías llenas de adornos, cajones llenos de trastos, despensas llenas de electrodomésticos, cajones a tope debajo de las camas… etc., y asi un sin fin de espacios llenos de todo. Todavía no comprendemos la bonita frase que dice:  “ No es más rico quien más tiene si no quien menos necesita” y es que en realidad necesitamos muy pocas cosas.

Los principios básicos del Feng Shui son la limpieza y el orden, más allá de las fórmulas avanzadas y las teorías más complicadas si no tenemos los espacios adecuadamente organizados, nada de eso sirve, no podemos generar un flujo de energía armónico e ideal en un espacio que esta cargado de energías estancadas por la cantidad de artículos acumulados.

Nuestra vivienda, es un espacio vital, necesita respirar, necesita regenerarse, necesita respetar los ciclos de la vida para poder acompañar de manera ideal nuestros ciclos personales de vida, nuestro desarrollo como Seres humanos en nuestras distintas etapas evolutivas, porque no debemos olvidar que somos parte de un universo donde todo cambia cada día, cada hora, cada minuto… con esto quiero decir que cada cosa, cada papel, cada adorno, cada pequeño y gran detalle que tenemos en nuestras casas tiene un significado en nuestra vida y lo mas importante, tiene  un efecto sobre nuestra psique, por lo tanto si no tenemos la capacidad de dejar, soltar, (tirar, regalar, vender) desapegarnos de elementos que ya no forman parte de nuestra realidad, de nuestro tiempo, estamos creando bloqueos en nuestra evolución, que a la larga son los que nos provocan las “enfermedades” en distintos niveles. Nuestro cuerpo físico es un instrumento, es una cáscara que envuelve a nuestro Ser, nuestro Yo superior, con el que pocos conectamos y por lo tanto No escuchamos y la manera que tiene de comunicarse con nosotros es a través de las “enfermedades”, que no son mas que expresiones físicas de nuestra incoherencia.

La vida es un incansable maestro que  tiene mucho que enseñar y depende de cada uno el ritmo de aprendizaje, repetimos lecciones, repetimos curso y el maestro impasible continua con las lecciones.  Si analizamos nuestra vivienda, si miramos con ojos Feng Shui y nos dejamos sentir cómo la tenemos, cómo  la cuidamos, qué cosas guardamos, qué cosas tenemos rotas, qué no funciona, dónde esta mayormente el desorden, qué rincones casi no limpiamos, etc. podremos tener mucha información a cerca de nuestro propio estado físico y emocional. Empecemos a mirar nuestro hogar como un espejo que nos refleja a nosotros mismos, que nos esta hablando de nuestro sub-consciente y  si le dedicamos un tiempo para mantener cierto orden y limpieza, si dejamos que los elementos materiales fluyan y cumplan sus ciclos y luego los soltamos, estaremos dándonos aliento para recorrer la vida con ligereza, libertad y SALUD física, mental y emocional.